Ciclo de limpieza

Las máquinas de limpieza Dense Fluid Degreasing están optimizadas para reciclar el CO2 consumido durante un ciclo para minimizar la cantidad de CO2 utilizada.

El ciclo de limpieza con CO2 supercrítico

Un ciclo consiste en un aumento de la presión, una meseta de exposición de las piezas al CO2 SC y luego en una fase de descompresión para volver a la presión atmosférica.
Durante toda la fase de limpieza, el CO2 SC se purifica y recicla automáticamente.
El proceso de Dense Fluid Degreasing recicla entre el 80% y el 90% del CO2 supercrítico consumido durante el ciclo.

Diagrama del proceso de limpieza con CO2 supercrítico para máquinas de limpieza Dense Fluid Degreasing

Seguridad y normativa

Las máquinas DFD están equipadas con detectores de CO2 de acuerdo con la normativa vigente. Todas las máquinas están diseñadas y homologadas de acuerdo con la Directiva Europea de Equipos a Presión (Directiva 2014/68/UE del 15 de mayo de 2014).
Más información…

Ciclo de funcionamiento de la máquina Dense Fluid Degreasing

1. Alimentación

La máquina se alimenta de una fuente de CO2 líquido en forma de tanque criogénico en el exterior del edificio o se almacena en el interior en cilindros en colaboración con Air Liquide o cualquier otro proveedor de gas.

2. Carga del autoclave

Las cestas de piezas se cargan en el autoclave de limpieza en una barquilla giratoria. La carga puede realizarse manualmente o mediante un robot.

3. Calentamiento y compresión de gas

La máquina calienta y comprime el gas y, a continuación, lo inyecta en estado supercrítico en el autoclave para sumergir completamente las piezas a tratar.

4. Limpieza a fondo

Las piezas se limpian a fondo con CO2 supercrítico. La adición de una agitación por oscilaciones y/o rotaciones y de ultrasonidos, permite obtener un resultado de limpieza y departiculación conforme a las especificaciones.

5. Descompresión del gas

El flujo de CO2 supercrítico cargado de contaminantes y extraído del autoclave se descomprime y pasa al estado gaseoso. Entonces, pierde toda su capacidad de disolución.

6. Separación por gravedad

La máquina separa los contaminantes líquidos del CO2 gaseoso por gravedad. Los contaminantes líquidos se descargan en un contenedor fuera de la máquina.

7. Reciclaje de CO2

La máquina recicla el gas continuamente. Pasa por la fase líquida y luego por la fase supercrítica para volver al autoclave tantas veces como sea necesario durante la fase de limpieza.

8. Fin de ciclo

La máquina recicla entre un 80 y un 90% del CO2 utilizado, que vuelve a una reserva interna al final del ciclo. El gas purificado restante se ventila al exterior.

Descubra la máquina Dense Fluid Degreasing que se adapta a sus necesidades

Perfectamente adaptados para su uso en un taller, sala gris o sala blanca, los autoclaves y los cuerpos de las máquinas pueden diseñarse por separado o como una sola unidad.
Con una gama de máquinas dedicadas a las diferentes aplicaciones de la limpieza con CO2 supercrítico, los equipos de Dense Fluid Degreasing son capaces de adaptar la capacidad de las máquinas en función de sus productos específicos y de los ritmos de producción deseados.